Adiós a las garrapatas

Tengo una Pastora Alemán, el otro día al llegar de trabajar me fijo que tiene algo colgando del párpado. Cuando me acerco y logro que deje de jugar un poco me fijo y veo ese bicho instalado en el ojo de la perra.

Siendo ya viernes a la tarde/noche no había veterinarios a los que acudir. Así que abro el portátil y comienzo a navegar por internet y buscar información de cómo poder quitar ese parásito del párpado de la pobre perra.

En muchos sitios hablaban de tirar y “arrancar” el parásito, pero de tal forma de que no quedase en el animal los “tubillos” por los que se fija y chupa la sangre del huésped. Siendo tan cerca del ojo, tirar y retorcer podía ser mucho peor, aparte del miedo que me daba que se moviese y le hiciese daño con las pinzas. Lo vi complicado.

Seguí buscando y encontré diferentes remedios “caseros” para preparar y rociar al can, pero de la gran mayoría no disponía de los ingredientes para preparar el brebaje. Encontré uno que si podía preparar, a base de limón, pero me encontraba con el problema de la cercanía al ojo. En principio, a quien no le ha ocurrido de al exprimir un limón salta al ojo, es molesto e irritante, pero al mismo tiempo lacrimeando y echando agua se soluciona, no produce un daño.

Volví con la perra y la sujeté, probé a tocarle por el párpado y su reflejo fue cerrar el ojo. Así que si lograba mantenerla con el ojo cerrado, podría rociar a la garrapata.

 

Preparación

La preparación fue muy sencilla, se necesitan dos limones, medio litro de agua y un colador. Troceamos dos limones y los echamos en el medio litro de agua. Se llevan a ebullición.

Una vez que está hirviendo mantenerlo durante un minuto a fuego fuerte. Bajar el fuego al mínimo y dejar una hora hirviendo. Cuando pase el tiempo sacar del fuego y filtrar el líquido restante.

Para su mejor aplicación, llevarlo a un bote con pulverizador y dejar que enfríe. Se trata de quitarle el parásito al perro, no de abrasarlo.

Aplicación

Como he dicho más arriba, sujeté y calmé a la perra y la tuve lo más quieta posible. La forcé a cerrar el ojo y en este caso no hice una pulverización directa, ni de frente ya que podría dañarla, sino desde atrás fui echando un poco y si la perra se quejase tenía agua para rociarla y lavarla.

No fue así, no se quejó, así que eché más del agua de limón. Solté a la perra y, en menos de un minuto, el parásito debía estar incómodo que la perra empezó como a notar algo extraño cerca del ojo y a frotarse con la pata delantera.

Al momento estaba liberada del parásito y procedí a eliminarlo del suelo. Limpié con agua la perra y tan feliz que está ahora.

He de decir que no tenía muchas esperanzas, que mi idea era acudir al veterinario a la mañana temprano pero sorprendentemente funcionó. Ahora, y que me sirva para que no vuelva a suceder le colocaré un collar cómo método preventivo para no tener que volver a repetir esto y por la salud de mi mascota.

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Francisco Crespo Iglesias.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Mi propio servidor que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.